Ir de pesca sobre el hielo

La histórica conexión de los países bálticos con el mar, los caudalosos ríos y atractivos lagos, así como la fuerte presencia del pescado en la dieta de la región, hacen de la pesca una actividad común.

Ir de pesca es un placer que muchos disfrutan en esta parte del mundo. Digo bien muchos porque es una actividad principalmente masculina, aunque, claro, no exclusiva. Eso sí, durante primavera y verano la pesca en la región Báltica es más o menos lo que todos tenemos en mente. Pero en invierno la gente sigue pescando en igual o mayor frecuencia, pero lo hacen en el hielo.

La pesca en el hielo es muy popular y esperada por miles de hombres. Cargados de taladros especiales, cajas metálicas con instrumental, carnadas y otros utensilios, cañas y/o hilos de pesca, estos “valientes” pasan horas de día y noche sentados buscando capturar una presa bajo el hielo.

En lagos y ríos congelados, e incluso en los témpanos flotantes de las costas del mar Báltico, en el campo o incluso en frente mismo de la ciudad histórica de Riga, en pleno río Dauvaga, los fanáticos de la pesca en el hielo buscan el mejor lugar y la mejor corriente para pescar.

Atrapando a un pescado

Es gente reservada y callada. Siento que esta actividad refuerza su individualidad e identidad, tan ligada a la naturaleza a pesar del clima “extremo”.

Comparto como testimonio de esta bizarra afición, claro para alguien que viene del sur, el set completo de fotos de la pesca en el hielo en Riga.

Anuncios

El método tradicional para decorar huevos de Pascua

Pintar huevos en pascua es una tradición extendida por todo el mundo. El origen de esta práctica proviene de las creencias paganas, luego adoptadas por el cristianismo, sobre la fertilidad y el renacer. El huevo simboliza un nuevo mundo, un nuevo ser, un nuevo tiempo.

Si bien no es algo común en América Latina o el sur de Europa, pintar huevos es algo divertido para la familia y los amigos.

En Letonia hay una técnica tradicional y muy especial que se realiza desde hace muchos años sin pinturas o colorantes artificiales. Los huevos quedan como adornos de mármol, con simpáticas y a veces muy figuras. Así, míralos:

A continuación les muestro, paso a paso, la receta tradicional letona para pintar huevos de Pascua:

Junta la cantidad de huevos que vas a pintar, buscar ramas de pino, hierbas de diferente formas, flores, fibras o hilos, u otros elementos naturales.

Luego se ponen los huevos en dentro de una tela fina pero resistente, como cedazo. Cada huevo va envuelto por diferentes hierbas, hojas, semillas o fibras para que le den un diseño especial y único. Como puedes ver a continuación, se va formando una suerte de cadena. Es importante que las ataduras resistan así que separa cada huevo con firmeza.

El resultado antes del paso más importante debería ser más o menos así:

A continuación se los pone a hervir en una olla que se debe preparar con anterioridad. La olla debe contener cualquier colorante natural. Esto es bastante simple, el método tradicional en Letonia es hervir cáscaras de cebolla roja que le da ese tono rojizo, pero puede ser otra yerba de color intenso o flores, también se usa veterraga (o remolacha), etc.

Este colorante natural debe hervirse antes y dejarse enfriar por un par de horas. Una vez tenemos los huevos listos en el cedazo o tela fina, volvemos a calentar la olla hasta que llega apunto de ebullición, entonces se ponen los huevos a hervir:

Después de 15 minutos, puedes comenzar a sacar los huevos decorados de pascua que te saldrán, uno a uno y con figuras personalizadas, así:

Espero que lo disfrutes y comentes luego qué tal te salieron a ti y a tu familia.

Priecīgas Lieldienas!

La controversial conmemoración de la Legión Letona

Cada 16 de marzo un grupo llamado “Las Águilas del Daugava” (Daugava Vanagi en letón) junto a los partidos políticos de ultra derecha, organizan un evento de conmemoración de la Legión Letona, la 15ª División Waffen SS de Granaderos que peleó durante la Segunda Guerra Mundial  en el frente Nazi.

La controversia se revive cada año ya que para unos esta conmemoración (que dejó de ser oficial desde el año 2000) es un acto de recordación de aquellos que lucharon en contra de la ocupación soviética. Mientras otros consideran un acto de homenaje al nazismo.
Muchos argumentan que es un acto igualmente anti nazista y anti comunista, y que representa un símbolo nacionalista.

La conmemoración empieza con una misa de recordación en la catedral luterana del Domo, en la ciudad histórica de Riga. Un desfile de banderas letonas -al que se suman banderas lituanas y estonias- precede a una breve procesión desde la catedral hasta el monumento a la Libertad (unos 400 metros) en la que las y los participantes llevan listones con la bandera letona y flores que son luego ofrecidas al pie del Monumento a la Libertad  (Brīvības piemineklis en letón).

He observado dos años seguidos el evento y he podido ver varias agendas yuxtapuestas y contrapuestas.

De un lado, el excesivo uso de símbolos patrios, el elevado discurso nacionalista -incluso con algunos insultos hacia los extranjeros-, así como algunas explícitas muestras de neo nazismo, denotan un la agenda de algunas organizaciones ultraderechistas y neo nazis.

También hay quienes asisten en un afán de reconstruir y reconciliar un pasado doloroso de ocupación y negación de un destino propio, tanto por la ocupación Nazi (1941-1444) como por la ocupación soviética (1944-1991).

Pero además el acto es una excusa para grupos de presión pro-rusos, lobbies judíos o del Kremlin para atacar, etiquetar  y desprestigiar al país.

Mientras también se congregan organizaciones locales como la Alianza contra el Nazismo que reúne activistas de origen ruso y letón que están en contra del acto y cada ano instalan una protesta justo al lado del Monumento a la Libertad.

Comparto el fotoreportaje que publiqué en Demotix, este es el set de las fotos del 2012 y este el de las fotos del 2013.  A continuacion una seleccion de fotos de ambos años:

Los muñecos de Sabile

Sabile es un pequeño pueblo al oeste de Letonia, en la región de Kurzeme, que es más conocido por tener el viñedo de mayor latitud norte del mundo y también por albergar a un comunidad de gitanos, aunque de todo ello les comentaré en otra oportunidad.

Hace 6 años, durante la noche de Ligo, la fiesta del solsticio de verano que se celebra cada 23 de junio y es uno de los eventos más importantes en Letonia, Daina Kuchere confeccionó una pareja de muñecos de paja. A partir de ese día, comenzó a montar en un terreno suyo un parque que hoy por hoy ya tiene tiene 220 muñecos.

Daine los agrupa por temas y actividades. Hay un set de niños de guardería con la maestra, otro set de jovenzuelos en una motocicleta, oficiales del ejército (letón y soviético), y un largo etcetera.

Esta es la primera pareja que Daina hizo en 2006:

la primera pareja hecha por Daina Kuchere

Ella dice que no es nada barato. El clima deteriora a los muñecos y la ropa, que debe ser cambiada cada dos meses, aunque recibe bastantes donaciones en material y también dinero (hay una pequeña caja de recolección de donaciones). La ropa normalmente la adquiere de tiendas de segunda mano.

Sin embargo, la confección y el montado de estos muñecos ocupa el tiempo de esta jubilada, madre de cuatro y abuela de 14 niños, que se siente satisfecha y orgullosa. Afirma que seguirá haciendo los muñecos por algún tiempo más, luego se verá…

Aquí les dejo unas fotos de este breve paseo por el jardín de la señora de los muñecos de Sabile.

Daina Kuchere, la señora de los muñecos de Sabile

Festival de la luz en Riga 2012

Poco después de la celebración de Mārtiņdiena, la ciudad de Riga propone desde hace cinco años un simpático festival  a principios del invierno: Staro Riga 2012 es el festival de la luz.

Noviembre es un mes muy gris y lúgubre, los días son cortos y el paisaje ha perdido el intenso color otoñal. El pálido entorno sirve para la celebración del festival de la luz, días previos a la celebración de la independencia de Letonia (18 de noviembre). Más de 60 edificios públicos, históricos, museos, muros en la ciudad histórica y parques son iluminados durante tres noches dándoles vía libre a artistas que despliegan diversos temas usando proyecciones de luz.

Comparto unas fotos tomadas en diversas partes de Riga durante Staro Riga 2012 (se puede ver todo el set aquí) y un vídeo de Martins Lusis.


Una nevada otoñal en Riga [FOTOS]

El otoño báltico está lleno de intensos colores y contrastes, como puedes disfrutar en esta colección de fotos. Pero también puede cambiar de manera repentina, como ha sido el caso este fin de semana en Letonia.

Así se veía el parque frente a casa, en Riga, hace cuatro días:

Dos días después, llegó una tormenta helada desde el Ártico que lo cubrió todo de blanco, algo inusual para fines de octubre:

Hoy amaneció soleado y gradualmente la nieve se derrite.

Eso sí, el viento y la helada han comenzado a desojar los árboles y esto indica que el largo y frío invierno está a punto de comenzar.

un paseo primaveral por Vilna

Vilna (en lituano Vilnius), es la capital de Lituania. Situada en un valle con colinas entre los ríos Vilnia y Neris, al sureste del país, Vilna es una ciudad con una riqueza histórica que comienza alrededor del siglo XIII.

La herencia de su pasado, que acoge la fuerte influencia polaca, se evidencia en su pintoresco centro histórico barroco, declarado patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La tradición católica es evidente. Hay una gran cantidad de impresionantes y bellas iglesias católicas, tanto en el centro histórico como en otros barrios de esta ciudad. Así también, la huella soviética está aún presente en muchos de sus edificios públicos, en los barrios con la arquitectura de monobloques familiares, el transporte y, también, claro, la sociedad.

Eso sí, para las personas en busca de la bohemia y todo tipo de expresión artística, Vilna es una ciudad imperdible. Particularmente el de distrito de Užupis, un singular barrio bohemio situado justo al lado de la ciudad histórica.

Užupis, como comenté en este post, posee su propio gobierno, bandera, un ejército, autoridades (que bien pueden encontrarse en una esquina como músicos callejeros), y por supuesto también una constitución propia. De manera simbólica, o no, Užupis ofrece un ambiente para ver el mundo de manera diferente.

Sigue leyendo