Kristaps Porziņģis, el “fenómeno” letón que conquista NY

Después del hockey sobre hielo, el baloncesto es el deporte más popular de Letonia. Kristaps Porziņģis es la estrella letona que brilla ahora en la liga más famosa de ese deporte, la NBA.

Con veinte años y 2.21 metros este “gigante” letón originario del puerto de Liepaja está conquistando a la fanaticada de los New York Nicks y dando mucho que hablar en el mundo de la canasta de élite.

cbh_odxw8aei-rg

Kristaps Porziņģis en el juego de las estrellas de este fin de semana

Les comparto una compilación hecha por la NBA de las jugadas de Porziņģis en el último semestre.

Y este de rebotes, espectacular!

tradicionales Pīrādziņš de navidad

Pīrādziņš es una de los componentes culinarios tradicionales de Letonia en la época navideña.

Es una “empanada” pequeña que se encuentra en muchas pastelerías y restaurantes, aunque en realidad cada familia parece tener una versión propia.

Lleva algún relleno sencillo como ser cerdo ahumado, jamón, queso u otros según el presupuesto.

Normalmente se prepara el 23 de diciembre, en las vísperas de la Noche Buena, en grandes cantidades de lo contrario no llegan a la cena navideña misma.

Hicimos este vídeo en casa el año pasado, con el que les deseo tengan felices fiestas!

el último Lat antes del euro

Letonia ingresa a la “eurozona” el 1ro de enero de 2014. A pesar de que más del 60% de la población se oponía, el parlamento letón finalmente optó por reemplazar el Lat por el Euro.

El Lat ha sido un símbolo de la independencia y la reafirmación de la nacionalidad en el país. Así, desde hace años que la moneda de 1 Ls lleva un símbolo nacional diferente (instrumentos, comida, bailes, utensilios, un vaso de cerveza, animales míticos del bosque, un muñeco de nieve, en fin hay de todo) que se ha convertido en un artículo de colección.

El último Lat, denominado “moneda de paridad” es quizá el más feo de todos (imagen a la derecha). La moneda indica el equivalente al euro (1 Ls = 1,42 €).

Para el primer euro letón la cosa es algo mejor. Inicialmente se propuso al monumento a la libertad para el este primer diseño pero finalmente se ha elegido a la “doncella letona” (imagen más abajo) como un reconocimiento a las mujeres de ese país.

Esta imagen inspira mucho el sentimiento nacional ya que muestra a una letona con un traje típico (que generalmente se lleva en fiestas nacionales), lo que reduce la controversia sobre la adopción del euro.

El resultado de la transición aún está por verse, de todas formas no estaría mal conservar el primer euro junto a la colección de los antiguos Lats, un pequeño recuerdo numismático de esta república báltica.

“tostadas al radiador”

¿A quién no le gusta el pan crotante?

DSC_4304

Seguro que hay muchas formas de tostar el pan para las comidas aunque descubrí una muy particular aquí en el Báltico: tostadas al radiador.

Las heladas de otoño llegan y los radiadores comienzan a dar calor en las casas, que en más del 6O% de los hogares es centralizado y a leña.

El pan en toda la región báltica es muy variado pero el más popular es el integral y de cereales, la harina blanca fue un “lujo” que no estaba ampliamente disponible durante el tiempo soviético.

Como todo pan tiene un tiempo en que comienza a añejarse. Esta “técnica” de colocar los panes sobre el radiador de la cocina permite prolongarles un poco más de vida y hacerlos algo más crujientes.

DSC_4303

Al preguntar sobre la curiosa forma, me contaron que en realidad no es muy eficiente pero que es una práctica que quedó de las guerras donde se hacía grandes esfuerzos por conseguir ambos, pan y leña, y había que hacer todo lo posible por disfrutarlos de la mejor manera posible.

La población de Letonia

Extranjeros hay en todas partes, como también hay conflictos entre grupos sociales. Sin embargo, los conflictos de minorías

Letonia en la UE

étnicas e identidades son en Europa mucho más frecuentes y latentes de lo que los medios y los gobiernos reflejan. Comparto aquí una radiografía de la composición de la población en Letonia que genera, a diario, un conflicto interno.

En Letonia se vive un caso particular, aunque el idioma oficial es el letón, un tercio de la población es de origen ruso (tanto de nación como de identidad). Decisiones políticas y heridas del pasado mantienen vivo un conflicto linguistico-identitario de baja intensidad que se vive cotidianamente.

A fines de los años 80 Letonia tenía 2.3 millones de habitantes. Tras el fin del a ocupación soviética con el colapso de la URSS muchos rusos emprendieron regreso a su tierra natal. Pero muchos también se quedaron en el territorio de Letonia donde llegaron a trabajar por decisión propia o del antiguo estado soviético.

A partir de entonces, se ha mantenido un conflicto entre la mayoría letona, los rusos originarios de ese país, sus hijos (nacidos en Letonia pero muchas veces considerados no-ciudadanos) y la población ruso parlante que habitó estas tierras desde la época del zarismo.

Pero hay otro dato relevante, la población de este país de apenas 2 millones de habitantes decrece rápidamente: Tiene uno de los indices de natalidad mas bajos del mundo y una de las tasas de emigración más altas de Europa.

A pesar del decrecimiento demográfico en los últimos veinte años, los datos confirman que la población letona-parlante se ha incrementado en el país. Es decir, cada vez hay menos habitantes, pero los que hay, hablan cada vez mas letón como idioma nativo o segundo idioma.

Población de Letonia: letones y rusos parlantes
fuente: Wikipedia

De acuerdo a los datos oficiales, el letón es la lengua materna del 61%, mientras el ruso lo es para el 38%. Siendo otras, como el ucraniano, el polaco, el bielorruso, el lituano, o el estonio menos del 4%.

Los datos oficiales al 2012 también dicen que la composición “étnica” de los habitantes de Letonia es: 61% Letones, 27% rusos, bielorrusos 4%, ucranianos 2%, polacos 2%, lituanos 1 %, gitanos 0.4% y otros 3%.

Así, los datos del censo 2011 merecen algunos contrastes.

Primero, el 70% de los letón-parlantes afirma que habla ruso y el 55% de los ruso parlantes asegura hablar letón.

Segundo, los letón-hablantes que no hablan ruso son los jóvenes nacidos después de la caída de la URSS y quienes no hablan letón son, en su mayoría, jubilados que llegaron a Letonia durante la URSS y otros letones de origen ruso que re rehúsan a hablarlo.

Tercero, la mayoría de los inmigrantes son de los países vecinos (9%) y tienen por lo general en común el ruso como lengua, aunque es posible que lituanos, bielorusos y polacos viviendo mucho tiempo ya en el país hablen letón fluidamente.

Cuarto, el 3% de “otros” son ciudadanos del resto del mundo que los resultados del censo no se interesa por detallar. Los asiáticos que vienen por negocios y estudios (estudiantes de la India de medicina, por ejemplo), quienes se quedaron años después de la URSS y los pocos ciudadanos comunitarios europeos que están llegando a asentarse en Letonia.

Letonia es un país miembro de la UE desde 2004, sigue la política migratoria de Schengen pero la composición de su población no se ha modificado demasiado desde los años 90, ni tampoco se ha “europeizado” o, menos, recibido flujos migratorios de otros continentes.

Fuera de quienes tienen pasaporte letón, menos del 5% de su población es “comunitaria” y ese dato incluye a polacos, estonios y lituanos (3.4%) que posiblemente ya vivían aquí antes de la UE.

Termino compartiendo algunos rostros de la población del Letonia:

Tallin en tres videos

Tallin, la capital de Estonia, conserva el ambiente medieval más marcado de las repúblicas bálticas.  Tallin es quizá la capital báltica más pequeña pero enormemente atractiva.

Estonia en general y Tallin en particular son ejemplo de que ‘el tamaño no importa’. Una ciudad maravillosa que puedes ver en tres vídeos y 10 minutos: