Ligo y Jani, la gran fiesta del solsticio de verano en Letonia

El solsticio de verano es una fiesta popular muy importante en el noreste de Europa. Marca la celebración de la fertilidad, el nuevo sol, el nuevo tiempo y la nueva energía.

Līgo y Jāņi (se pronuncia en español “ligua” y “Yaañi”) es la fiesta más popular de Letonia (y también de los otros países bálticos). Esta celebración pagana comienza cada 23 de junio por la tarde y dura hasta el amanecer del siguiente día.

La fiesta tradicional se celebra con música y danzas folclóricas. Además de trajes típicos (ya no tan comunes entre la gente), mujeres y hombres usan unas guirnaldas en la cabeza. Ellas llevan flores y ellos ramas de roble.

Esta fiesta activa el espíritu de todos los letones, gente normalmente parca y seria, que bailan, ríen y beben con soltura y alegría.

La gente se reúne durante la tarde/noche, come un queso con hierbas y semillas de alcaravea especialmente preparado para la ocasión además de tomar (bastante) cerveza. Este es el inicio de Līgo.

El queso simboliza el nuevo sol que cada persona comparte y la cerveza porque tradicionalmente cada familia preparaba una nueva malta cada junio, especialmente para Līgo.

Cuando el sol se oculta (a fines de junio la puesta del sol es después de las 10 pm y noche, como tal, casi no se tiene) se lleva a cabo un ritual de agradecimiento al sol, de buenos augurios y se prende el fuego para espantar a los malos espíritus. La noche de Jāņi (Jāņi nakts) comienza inmediatamente con alegres danzas y grandes fogatas. La fiesta continúa hasta la salida del nuevo sol, antes de las 4 am.

Comparto las fotos de esta maravillosa fiesta:

 

 

Mārtiņdiena, el comienzo del invierno en Letonia

Mārtiņdiena (el día de Martín) se celebra el 10 de noviembre en Letonia, marca el fin del otoño y el comienzo del invierno. Tradicionalmente era una fecha en la que se culminaba la preparación del hogar y el campo para el invierno. Se salaba la comida, se guardaba todos los animales y se preparaba la tierra para la llegada de las heladas y las subsiguientes nevadas.

Foto de la escuela 6ta de Rīga.

La modernidad desplazó el sentido Mārtiņdiena (se pronuncia martiñsdiena), aunque en los últimos años la celebración se ha retomado, sobre todo con música y juegos para los niños, quienes se disfrazan de figuras míticas o animales del bosque.

Ya no se necesita preparar el hogar ni el campo para el invierno, pero sí se preparan platos tradicionales como ganso asado o pescado ahumado.