Ligo y Jani, la gran fiesta del solsticio de verano en Letonia

El solsticio de verano es una fiesta popular muy importante en el noreste de Europa. Marca la celebración de la fertilidad, el nuevo sol, el nuevo tiempo y la nueva energía.

Līgo y Jāņi (se pronuncia en español “ligua” y “Yaañi”) es la fiesta más popular de Letonia (y también de los otros países bálticos). Esta celebración pagana comienza cada 23 de junio por la tarde y dura hasta el amanecer del siguiente día.

La fiesta tradicional se celebra con música y danzas folclóricas. Además de trajes típicos (ya no tan comunes entre la gente), mujeres y hombres usan unas guirnaldas en la cabeza. Ellas llevan flores y ellos ramas de roble.

Esta fiesta activa el espíritu de todos los letones, gente normalmente parca y seria, que bailan, ríen y beben con soltura y alegría.

La gente se reúne durante la tarde/noche, come un queso con hierbas y semillas de alcaravea especialmente preparado para la ocasión además de tomar (bastante) cerveza. Este es el inicio de Līgo.

El queso simboliza el nuevo sol que cada persona comparte y la cerveza porque tradicionalmente cada familia preparaba una nueva malta cada junio, especialmente para Līgo.

Cuando el sol se oculta (a fines de junio la puesta del sol es después de las 10 pm y noche, como tal, casi no se tiene) se lleva a cabo un ritual de agradecimiento al sol, de buenos augurios y se prende el fuego para espantar a los malos espíritus. La noche de Jāņi (Jāņi nakts) comienza inmediatamente con alegres danzas y grandes fogatas. La fiesta continúa hasta la salida del nuevo sol, antes de las 4 am.

Comparto las fotos de esta maravillosa fiesta:

 

 

Lecciones bálticas para el frío polar

En enero la ola de frío ártico ha golpeado duro a Europa. En algunas partes de la región báltica han llegado hasta -31° bajo cero.

La región Báltica recibe con frecuencia estas olas de frío polar en invierno y por aquí se lo toman con algo más de naturalidad. La clave, dicen, es estar preparado para enfrentarlo.

A pesar de ser un latinoamericano que viene de las altas montañas andinas, no me considero “estar preparado” para temperaturas de 25 o 30 grados bajo cero, ni de cerca. Busqué en internet y encontré poca información en castellano (los escandinavos, por ejemplo, lo tienen todo muy preciso y dispuesto), así que aquí les relato algunos claves de lo que veo y vivo en Letonia.

Es inconcebible sobrevivir este invierno sin algún sistema de calefacción, todas las casas, galerías comerciales, oficinas y empresas tienen uno, las construcciones más nuevas a gas y mucho más eficientes que las antiguas (la mayoría) a carbón con fogón centralizado en el edificio mientras que el campo casi todo depende de leña y carbón. El gas y el carbón son importados (normalmente de Rusia), por lo que son muy caros así que de cualquier manera uno tiene que ahorrar porque la factura del gas, la electricidad o la calefacción puede ser exorbitante.

Pero hay que salir a la calle, por lo que ropa adecuada es crucial. La ropa interior térmica es lo primero. Como en todo, hay de muchos precios, pero lo mejor son las sintéticas de fibra (el algodón no sirve a partir de -10º bajo cero). Es mejor que la ropa interior térmica sea de cuello a tobillos.

Winter coats. Vea más fotos del invierno.

Asumiendo como obvio pantalones, calcetines y sueters de lana, un detalle muy importante es el gorro y los guantes. Las fibras naturales son buenas (aquí uso casi a diario un grueso sombrero de alpaca pura), pero mucho mejor que tenga forro. Gorros y guantes de al menos 40 grs (mejor 60grs) de material es una buena inversión, aunque también son buenos los de cuero de una sola pieza con piel natural adentro.

Aprender a cubrirse con la bufanda es lo que quizá no se toma en cuenta y se debe. El frío penetra por cada espacio posible, así que hay que envolverse el cuello con una buena bufanda larga correctamente, esto es desde el pecho hacia arriba y de vuelta hacia el pecho.

Zapatos apropiados son algo que hace la diferencia. Los zapatos deben ser a prueba de agua porque la nieve se derrite muy rápido al contacto o cuando uno entra a un lugar caliente, evitar los pies húmedos es vital. En lo personal no uso calcetines de lana sino zapatos con una capa aislante en la suela, los compré hace tres inviernos todavía tienen cuerda.

El abrigo es también muy importante, mientras más largo y compacto mejor, si tiene forro, pues será muy útil. El problema es que los precios de los buenos pueden ser de tres o hasta cuatro ceros.

En otra oportunidad comento más sobre bebidas calientes, espirituosas y otras magias, eso sí, lo principal es tratar de mantener el buen humor.