Tallin en tres videos

Tallin, la capital de Estonia, conserva el ambiente medieval más marcado de las repúblicas bálticas.  Tallin es quizá la capital báltica más pequeña pero enormemente atractiva.

Estonia en general y Tallin en particular son ejemplo de que ‘el tamaño no importa’. Una ciudad maravillosa que puedes ver en tres vídeos y 10 minutos:

Repúblicas Bálticas [programa completo]

Encontré entre los programas de TVE 2 este vídeo de 57 minutos en español que recorre a Lituania, Letonia y Estonia, las tres repúblicas bálticas.

Este programa es un buen punto de inicio para adentrarse en la historia, la cultura, las postales más turísticas y también aspectos relevantes de la transformación de estos países del noreste de Europa en las dos últimas décadas.

la torre de TV de Tallinn

La torre de TV de Tallinn es un símbolo de progreso y la independencia de Estonia que ha tomado muchos años y esfuerzo en erigirse. A pesar de ello, es un orgullo para los estonios y también un espacio para proyectar la vocación tecnológica que ha asumido el pequeño país al norte del mar Báltico.

La torre tiene 314 metros de alto y recientemente ha reabierto sus puertas al público. El complejo tiene salas de cine 3D, una detallada historia del proyecto desplegada en pantallas interactivas, así como recursos educativos e informativos sobre la tecnología de la comunicación (Estonia avanza mucho en ello). En el nivel 22 hay una cafetería (con precios módicos) para disfrutar de una pausa con gran vista y también un set de televisión donde uno puede mandar mensajes al mundo, entre otras actividades con más adrenalina (si eso es lo tuyo, no te pierdas el vídeo al final del post!).

Historia

El proyecto comenzó en 1975 durante la era soviética aunque fue paralizado en algunas ocasiones.

Los XXII Juegos Olímpicos de verano de Moscú de 1980 posibilitaron que el proyecto se concluyera. Tallinn sería sede de las competiciones de vela olímpica así que la torre de televisión fue un proyecto central para el país que fue finalmente inaugurado el 11 de julio de 1980, semanas antes de los juegos olímpicos que, dicho sea de paso, fueron boicoteados por Estados Unidos y muchos países alineados al anticomunismo.

Tras la consolidación del movimiento pro independentista que emergió en los países bálticos durante los años 80, Moscú intentó varias veces tomar la torre de TV, siendo un punto estratégico de observación y control de las comunicaciones. Los estonios resistieron y jamás cedieron el control de la torre hasta la declaración de la independencia en agosto de 1991Entre 1991 y 2007 la torre fue bastante visitada por turistas ya que era uno de las construcciones glamorosas de la era soviética que muchos mantenían en el recuerdo o la nostalgia.  Sin embargo, la torre se cerró en 2007 por las limitadas condiciones de seguridad.

Entre 2008 y 2012 se hicieron muchos trabajos para dotarle de medidas de seguridad y añadirle áreas para la educación, el esparcimiento y el entretenimiento.

Mira esta galería de imágenes de la torre de TV de Tallinn o varias otras fotos de visitantes como yo.

la Cadena Báltica

texto original en www.pabloarivero.com

Alrededor de 1.5 millones de personas de Estonia, Letonia y Lituania, los tres países bálticos, se tomaron las manos  el 23 de agosto de 1989 y formaron una cadena humana de 600 kilómetros de longitud, como acto de protesta y demanda de independencia frente a la ocupación soviética.

Este evento se recuerda como la Cadena Báltica (en estonio, Balti kett, en letón Baltijas ceļš, en lituano Baltijos Kelias).

Baltic-Way-Human-Chain-independence

El impacto de la protesta pacífica fue decisivo, atrajo la atención de la prensa y comunidad internacionales, y allanó el camino hacia independencia de los estados bálticos en 1991. La Cadena Báltica se realizó en conmemoración a los 50 años del tratado secreto [en] entre los ministros de Exteriores de la URSS y la Alemania Nazi, Vyacheslav Molotov y Joachim von Ribbentrop respectivamente, firmado el 23 de agosto de 1939 en Moscú, a través del cual se pactó la no agresión mutua y la ocupación de los países bálticos, días antes de la invasión alemana a Polonia que marca el comienzo de la Segunda Guerra Mundial.

Cadena Báltica fue un acto ciudadano convocado bajo un régimen autoritario que se desmoronaba, utilizó los limitados recursos comunicacionales de la época y el contexto, nada comparables a los disponibles hoy en día, y representa, junto a otros eventos como por ejemplo las barricadas de Riga, un pilar fundamental en la historia contemporánea  de la región.

Las fotos del acto de conmemoración realizado hoy en Riga (todo el set aquí):