La feria de Miķeļdiena

seleccionando zapallos

La feria de Miķeļdiena (que podría traducirse como la celebración de Miguel) se celebra cada año el fin de semana cercano al solsticio de otoño, cuando el día y la noche tienen la misma longitud.

 Miķeļdiena es una fiesta de la cosecha anual y se considera “el día de mercado” antes de la llegada del (largo) invierno. No tiene ninguna connotación religiosa y más bien está conectada al ciclo productivo.

Esta feria, que se celebra en la mayoría de las localidades y poblaciones de Letonia, es una excelente oportunidad no sólo para degustar, sino también comprar una variedad de deliciosos y sanos productos de la temporada, especiales quesos y lácteos, infusiones y zumos de frutas. Añado además una enorme variedad de miel con propiedades únicas de los bosques del báltico.

Los artesanos del país tienen también una muy importante la presencia durante las ferias de Miķeļdiena. Se puede adquirir productos de mimbre, cerámica, textiles y madera, joyería y otras artesanías y souvenirs (el trabajo en madera es muy fino y de calidad/durabilidad comprobada).

Como ya vengo comentando en varios post de este blog, el buen gusto y detalle en la decoración de puestos, negocios, cafés y espacios en general de los letones es admirable, así que se podrán disfrutar de llamativos y vistosos decorados.

Parte de la celebración la embelecen numerosos grupos folclóricos de danza y música, así como puestos con comida y bebida tradicionales.

Miķeļdiena es una fenomenal temporada para visitar el país. El otoño está en pleno color (disfruta estas fotos) y la variedad y calidad de los productos letones en su punto de mejor oferta.

Mira el set de fotos sobre la feria de Miķeļdiena.

Disfruta el set completo de fotos de la feria en: http://www.flickr.com/photos/parivero/sets/72157636048458075/

Anuncios

Ir de pesca sobre el hielo

La histórica conexión de los países bálticos con el mar, los caudalosos ríos y atractivos lagos, así como la fuerte presencia del pescado en la dieta de la región, hacen de la pesca una actividad común.

Ir de pesca es un placer que muchos disfrutan en esta parte del mundo. Digo bien muchos porque es una actividad principalmente masculina, aunque, claro, no exclusiva. Eso sí, durante primavera y verano la pesca en la región Báltica es más o menos lo que todos tenemos en mente. Pero en invierno la gente sigue pescando en igual o mayor frecuencia, pero lo hacen en el hielo.

La pesca en el hielo es muy popular y esperada por miles de hombres. Cargados de taladros especiales, cajas metálicas con instrumental, carnadas y otros utensilios, cañas y/o hilos de pesca, estos “valientes” pasan horas de día y noche sentados buscando capturar una presa bajo el hielo.

En lagos y ríos congelados, e incluso en los témpanos flotantes de las costas del mar Báltico, en el campo o incluso en frente mismo de la ciudad histórica de Riga, en pleno río Dauvaga, los fanáticos de la pesca en el hielo buscan el mejor lugar y la mejor corriente para pescar.

Atrapando a un pescado

Es gente reservada y callada. Siento que esta actividad refuerza su individualidad e identidad, tan ligada a la naturaleza a pesar del clima “extremo”.

Comparto como testimonio de esta bizarra afición, claro para alguien que viene del sur, el set completo de fotos de la pesca en el hielo en Riga.

tormenta de nieve en Riga

Hoy 17 de diciembre, en las calles de Riga. Foto de Vitālijs Kalnačs

Hemos recibido una ola de frío polar en el norte de Europa con bastante nieve y vientos helados.Las temperaturas siguen bajando y se anuncia que esta noche llegará hasta -18° en la región de Latgale, al este del país.

A diferencia de lo que pasa en otras latitudes, este clima no produce mayor alarma. La provisión de servicios y las actividades laborales o educativas son normales, de hecho, es a partir de -25° que los niños dejan de ir a la escuela y los servicios de emergencia entran en alerta.

El tráfico, claro, está siendo afectado con tediosos embotellamientos. Grabé este vídeo para compartir un poco de este invierno en Letonia:

Festival de la luz en Riga 2012

Poco después de la celebración de Mārtiņdiena, la ciudad de Riga propone desde hace cinco años un simpático festival  a principios del invierno: Staro Riga 2012 es el festival de la luz.

Noviembre es un mes muy gris y lúgubre, los días son cortos y el paisaje ha perdido el intenso color otoñal. El pálido entorno sirve para la celebración del festival de la luz, días previos a la celebración de la independencia de Letonia (18 de noviembre). Más de 60 edificios públicos, históricos, museos, muros en la ciudad histórica y parques son iluminados durante tres noches dándoles vía libre a artistas que despliegan diversos temas usando proyecciones de luz.

Comparto unas fotos tomadas en diversas partes de Riga durante Staro Riga 2012 (se puede ver todo el set aquí) y un vídeo de Martins Lusis.


miles de velas para rendir tributo a los héroes de la independencia en Letonia

El 11 de noviembre se conmemora la victoria militar que permitió a Letonia consolidar su independencia en 1919. Ese día se conoce como el Lāčplēša (ver más abajo el significado) y se rinde tributo a los héroes que pelearon y murieron derrotando al Ejército Voluntario de Occidente, un contingente de oficiales y soldados alemanes al servicio del Ejército Rojo soviético, que había tomado Riga en 1918.

Soldados letones durante el enfrentamiento en 1919. Foto: latvianhistory.wordpress.com

A pesar de tener el apoyo de un batallón con trenes blindados estonios y la fuerza aérea británica, las fuerzas letonas estaban en desventaja numérica y una relación de 1 a 3 en artillería pesada. Con todo, lograron retomar Riga y dar curso a la proclama de la independencia meses después.

El día de conmemoración de los héroes letones se celebra en todo el país. Durante la época (de la ocupación) soviética (1944-1991), las familias encendían una vela en las ventanas de sus casas ya que toda celebración pública estaba prohibida.

Hoy en día, esta misma práctica se mantiene en las zonas rurales y poblaciones pequeñas, aunque en Riga se hace cada vez más popular la costumbre de poner pequeñas velas al rededor de los muros de ladrillo del Castillo de Riga (el palacio presidencial), pagando así tributo a quienes permitieron el nacimiento de la república.

Miles de personas participaron este año de la conmemoración por el día de Lāčplēša (se pronuncia algo así laschpleesha y significa el oso cazador pero no se acepta como traducción precisa ya que es parte de la literatura épica del báltico). Ve las fotos:

Se pueden ver más fotos de la ceremonia en este set.

Un interesante recuento se publica en este enlace [en inglés] y también se puede ver esta infografía [también en inglés] sobre los hechos históricos.

vivir en Letonia y no hablar letón o ruso [fluidamente]

La semana pasada Diena, el periódico más importante de Letonia, publicó una nota sobre extranjeros que viven en este país y no hablan de manera fluida letón o ruso, en la que fui entrevista (se puede ver aquí).

Le dije a la periodista que, para mí tras casi un año viviendo en Riga, es sorprendente que muchas personas, relacionadas al servicio turístico o no, como un conductor de bus o una vendedora del mercado, sean perfectamente capaces de vender o dar información en inglés. Algo que en otros países de Europa, sobre todo de occidente, es menos probable.

Foto – Kristaps Kalns, Dienas (esta foto salió en la edición impresa)

Es que hablar varios idiomas en región báltica ha sido parte de la supervivencia durante siglos. Germanos, polacos, suecos, daneses, rusos y así, tomaron el control de esta región imponiendo la necesidad de hablar varios idiomas, tradición que se mantiene hasta ahora.

Actualmente es más común que los más adultos hablen ruso (como idioma materno o como segundo idioma), mientras que los jóvenes, educados después de la independencia o el ingreso a la Unión Europea, hablan más inglés y otros idiomas europeos.

Eso sí, mucha gente tiene un manejo funcional y coloquial del inglés, aunque escuchar personas que lo hablen fluidamente es poco común. Eso también significa que no hay muchas oportunidades laborales o de relaciones sociales en otro idioma que no sea letón o ruso.

Sones latinos en la tienda de discos-café de Riga

Ya era otoño. Fue el primer día que decidí usar un chaquetón de pana y la bufanda a colores de lana Escocesa, quizá un poco excesivo para la temperatura aún templada que ofrecía el clima a fines de septiembre en Riga.

Al salir de la cita previa, que resultó más breve de lo esperado, caminé hacia el Domo, el centro turístico de la ciudad antigua de Riga. Todavía estaba el lugar lleno de mesas destinadas a turistas, así que continué por Zirgu iela hacia aquel pequeño lugar que descubrí la primera vez que visité Riga en 2010.

Esta tienda de discos-café en la calle Vaļņu (que se pronuncia vallñu) es de esos lugares que un tranquilo amante de la música quisiera tener cerca de casa, o al menos en el lugar donde vive. La tienda de discos ofrece una amplia selección de CD, DVD y vinilos, de múltiples géneros y orígenes, con algunas secciones para coleccionistas. Pero además, uno puede sentarse a leer y tomarse un café o un vino mientras los expertos Jurijs y Andrejs atienden a la clientela y no dejan de reproducir álbumes de todo tipo.

Aquel día, al entrar ansiando el asequible y bien servido kafeja ar pienu (café con leche), oí un sutil “malagueeeeeeeeee…ñaa…” a volumen pertinente. La melodía envolvía la conversación entre Juris y un cliente que, en ruso, hablaban sobre música latina.

No, no es que entienda ni hable ruso, pero en Riga se escucha mucho, incluso más que el propio letón, y uno ya tiene el oído adaptado. Juris y su entusiasmado cliente mencionaban nombres, países y ritmos familiares mientras indagaban en los estantes de llenos de vinilos.

Me senté a observar mientras disfrutaba de la inesperada secuencia de canciones que iban repitiéndose. El disco que dejaron en el plato era Felix de Ypacarai y sus Paraguayos, una agrupación de los años setenta que lanzó algunos discos recopilando éxitos de la canción latinoamericana.

Una de esas experiencias que le puede pasar a uno en Riga.

en el bus desde el aeropuerto de Riga

Tomar el transporte público para ir del aeropuerto de Riga al centro de la ciudad tiene varias ventajas. Es barato (0.71 €), sale con bastante frecuencia, generalmente es puntual, el trayecto dura media hora y es bastante cómodo.

Pero además el bus puede servir como un espacio alternativo de información e interacción.

Es cierto que la gente en Letonia interactúa muy poco en el transporte público. Pero ayer, mientras regresaba del aeropuerto en el bus 22 y tras recibir una llamada de un amigo español, un pasajero de enfrente me dijo emocionado “¿eres español?”…

Ahmed, un tunecino con un formidable castellano que ahora vive en Dinamarca, me contó que estaría en Riga por 6 horas y me preguntó sobre algunos sitios de interés, cuánto creía que podría necesitar, cómo hacer para volver al aeropuerto, un café o restaurante “BBB” (bueno, bonito y barato)  y esos datos que los mapas turísticos normalmente no ofrecen.

Lo despedí en 11. novembra krasmala, la parada enfrente de la ciudad histórica. Espero que a pesar del clima otoñal que ya impera en el Báltico, lluvioso y gris, lo haya pasado bien.

Otro trotamundos más.

¡Sorpresa en Riga!

Estas cosas pasan en Riga.

Un grupo decidió llevar un poco del campo a la ciudad y romper la monotonía de la gran urbe. La idea, como ellos explican, fue:

Revivir el cemento gris, romper la rutina y dar un momento de reflección sobre qué somos y hacia dónde vamos. Algunas veces las sopresas simplemente pasan y no tenemos influencia sobre ellas, pero sí tenemos influencia sobre nuestras percepciones. ¿Cuán listos estamos para aceptar lo que la vida nos tire encima y sonreír?

Imperdible: