“tostadas al radiador”

¿A quién no le gusta el pan crotante?

DSC_4304

Seguro que hay muchas formas de tostar el pan para las comidas aunque descubrí una muy particular aquí en el Báltico: tostadas al radiador.

Las heladas de otoño llegan y los radiadores comienzan a dar calor en las casas, que en más del 6O% de los hogares es centralizado y a leña.

El pan en toda la región báltica es muy variado pero el más popular es el integral y de cereales, la harina blanca fue un “lujo” que no estaba ampliamente disponible durante el tiempo soviético.

Como todo pan tiene un tiempo en que comienza a añejarse. Esta “técnica” de colocar los panes sobre el radiador de la cocina permite prolongarles un poco más de vida y hacerlos algo más crujientes.

DSC_4303

Al preguntar sobre la curiosa forma, me contaron que en realidad no es muy eficiente pero que es una práctica que quedó de las guerras donde se hacía grandes esfuerzos por conseguir ambos, pan y leña, y había que hacer todo lo posible por disfrutarlos de la mejor manera posible.

Anuncios

Ir de pesca sobre el hielo

La histórica conexión de los países bálticos con el mar, los caudalosos ríos y atractivos lagos, así como la fuerte presencia del pescado en la dieta de la región, hacen de la pesca una actividad común.

Ir de pesca es un placer que muchos disfrutan en esta parte del mundo. Digo bien muchos porque es una actividad principalmente masculina, aunque, claro, no exclusiva. Eso sí, durante primavera y verano la pesca en la región Báltica es más o menos lo que todos tenemos en mente. Pero en invierno la gente sigue pescando en igual o mayor frecuencia, pero lo hacen en el hielo.

La pesca en el hielo es muy popular y esperada por miles de hombres. Cargados de taladros especiales, cajas metálicas con instrumental, carnadas y otros utensilios, cañas y/o hilos de pesca, estos “valientes” pasan horas de día y noche sentados buscando capturar una presa bajo el hielo.

En lagos y ríos congelados, e incluso en los témpanos flotantes de las costas del mar Báltico, en el campo o incluso en frente mismo de la ciudad histórica de Riga, en pleno río Dauvaga, los fanáticos de la pesca en el hielo buscan el mejor lugar y la mejor corriente para pescar.

Atrapando a un pescado

Es gente reservada y callada. Siento que esta actividad refuerza su individualidad e identidad, tan ligada a la naturaleza a pesar del clima “extremo”.

Comparto como testimonio de esta bizarra afición, claro para alguien que viene del sur, el set completo de fotos de la pesca en el hielo en Riga.

Aurora boreal desde Letonia

La Aurora boreal, o Aurora polar, es un espectáculo natural que se disfruta en zonas polares o latitudes del extremo norte. El juego de luces y colores en el cielo generalmente ocurre en invierno y se aprecia en lugares con muy poca contaminación de luz y, claro, en días de cielo despejado.

Comparto dos vídeos de la Aurora boreal desde Letonia. El primero en Valmiera y el segundo en Sigulda:

A Estocolmo en ferry

Zarpar es de esos verbos que ya no se usan para referirse a partir de viaje, pero hace unos dias estuve a bordo del MS Tallink Slija Festival rumbo a Estocolmo, la capital sueca.

 Zarpamos de Riga a las 5.30 de la tarde navegando algo mas de 17 horas de la costa este a la oeste en el mar Báltico.

Es pleno invierno, al salir del Golfo de Riga hacia alta mar las olas calmas fueron quebrando ligeros témpanos de hielo. Durante la noche, sin embargo, ya en pleno mar Báltico, atravesamos témpanos mas grandes.

témpano de hielo en el mar Báltico

 Este Slija Festival, conviene explicarse, es una nave capaz de transportar dos mil pasajeros y  hasta 360 vehículos. De los 9 niveles de la nave, tres están destinados a los camiones y automóviles de todo tamaño, el cuarto, quinto y sexto nivel son camarotes para todos los pasajeros, y en los restantes tres niveles están distribuidos los servicios a bordo: Tiendas con una enorme variedad de productos innecesarios, restaurantes, cafés, un pub

blogueando desde el MS Slija Festival en las costas del Baltico

(desde donde comencé a escribir este post), un casino, incluso un tabaco bar (ese lugar de vidrio esmerelado por el humo donde los adictos al tabaco deben sentirse como dentro de una pecera) la discoteque de dos niveles, y además, claro, de las terrazas a babor, estribor, en la proa y la popa, un sauna en el primer nivel (al cual ni me asomé).

 La tripulacion anuncia todo en sueco, letón e inglés aunque yo escucho a los pasajeros hablar sueco, ruso, inglés, y lituano, todo en ese orden.

 El Slija Festival es un ferry-hotel-crucero-entretenimiento de considerable tamaño, es probable que febrero influya, pero no hay demasiados pasajeros a bordo. A las 10 de la noche los ambientes estaban semi vacíos, aparte del casino y el salón de espectaculos. Eso sí, el entretenimiento a bordo parece tener éxito en algunos que ya se tambalean y no es por efecto de las olas (que casi ni se sienten).

El trayecto está planeado para el entretenimiento a bordo, demás está decirlo. Por el contrario, es posible disfrutar del trayecto alejado del ambiente pop-consumo, anque resulta un poco difícil.

Lecciones bálticas para el frío polar

En enero la ola de frío ártico ha golpeado duro a Europa. En algunas partes de la región báltica han llegado hasta -31° bajo cero.

La región Báltica recibe con frecuencia estas olas de frío polar en invierno y por aquí se lo toman con algo más de naturalidad. La clave, dicen, es estar preparado para enfrentarlo.

A pesar de ser un latinoamericano que viene de las altas montañas andinas, no me considero “estar preparado” para temperaturas de 25 o 30 grados bajo cero, ni de cerca. Busqué en internet y encontré poca información en castellano (los escandinavos, por ejemplo, lo tienen todo muy preciso y dispuesto), así que aquí les relato algunos claves de lo que veo y vivo en Letonia.

Es inconcebible sobrevivir este invierno sin algún sistema de calefacción, todas las casas, galerías comerciales, oficinas y empresas tienen uno, las construcciones más nuevas a gas y mucho más eficientes que las antiguas (la mayoría) a carbón con fogón centralizado en el edificio mientras que el campo casi todo depende de leña y carbón. El gas y el carbón son importados (normalmente de Rusia), por lo que son muy caros así que de cualquier manera uno tiene que ahorrar porque la factura del gas, la electricidad o la calefacción puede ser exorbitante.

Pero hay que salir a la calle, por lo que ropa adecuada es crucial. La ropa interior térmica es lo primero. Como en todo, hay de muchos precios, pero lo mejor son las sintéticas de fibra (el algodón no sirve a partir de -10º bajo cero). Es mejor que la ropa interior térmica sea de cuello a tobillos.

Winter coats. Vea más fotos del invierno.

Asumiendo como obvio pantalones, calcetines y sueters de lana, un detalle muy importante es el gorro y los guantes. Las fibras naturales son buenas (aquí uso casi a diario un grueso sombrero de alpaca pura), pero mucho mejor que tenga forro. Gorros y guantes de al menos 40 grs (mejor 60grs) de material es una buena inversión, aunque también son buenos los de cuero de una sola pieza con piel natural adentro.

Aprender a cubrirse con la bufanda es lo que quizá no se toma en cuenta y se debe. El frío penetra por cada espacio posible, así que hay que envolverse el cuello con una buena bufanda larga correctamente, esto es desde el pecho hacia arriba y de vuelta hacia el pecho.

Zapatos apropiados son algo que hace la diferencia. Los zapatos deben ser a prueba de agua porque la nieve se derrite muy rápido al contacto o cuando uno entra a un lugar caliente, evitar los pies húmedos es vital. En lo personal no uso calcetines de lana sino zapatos con una capa aislante en la suela, los compré hace tres inviernos todavía tienen cuerda.

El abrigo es también muy importante, mientras más largo y compacto mejor, si tiene forro, pues será muy útil. El problema es que los precios de los buenos pueden ser de tres o hasta cuatro ceros.

En otra oportunidad comento más sobre bebidas calientes, espirituosas y otras magias, eso sí, lo principal es tratar de mantener el buen humor.

tormenta de nieve en Riga

Hoy 17 de diciembre, en las calles de Riga. Foto de Vitālijs Kalnačs

Hemos recibido una ola de frío polar en el norte de Europa con bastante nieve y vientos helados.Las temperaturas siguen bajando y se anuncia que esta noche llegará hasta -18° en la región de Latgale, al este del país.

A diferencia de lo que pasa en otras latitudes, este clima no produce mayor alarma. La provisión de servicios y las actividades laborales o educativas son normales, de hecho, es a partir de -25° que los niños dejan de ir a la escuela y los servicios de emergencia entran en alerta.

El tráfico, claro, está siendo afectado con tediosos embotellamientos. Grabé este vídeo para compartir un poco de este invierno en Letonia:

Festival de la luz en Riga 2012

Poco después de la celebración de Mārtiņdiena, la ciudad de Riga propone desde hace cinco años un simpático festival  a principios del invierno: Staro Riga 2012 es el festival de la luz.

Noviembre es un mes muy gris y lúgubre, los días son cortos y el paisaje ha perdido el intenso color otoñal. El pálido entorno sirve para la celebración del festival de la luz, días previos a la celebración de la independencia de Letonia (18 de noviembre). Más de 60 edificios públicos, históricos, museos, muros en la ciudad histórica y parques son iluminados durante tres noches dándoles vía libre a artistas que despliegan diversos temas usando proyecciones de luz.

Comparto unas fotos tomadas en diversas partes de Riga durante Staro Riga 2012 (se puede ver todo el set aquí) y un vídeo de Martins Lusis.


Mārtiņdiena, el comienzo del invierno en Letonia

Mārtiņdiena (el día de Martín) se celebra el 10 de noviembre en Letonia, marca el fin del otoño y el comienzo del invierno. Tradicionalmente era una fecha en la que se culminaba la preparación del hogar y el campo para el invierno. Se salaba la comida, se guardaba todos los animales y se preparaba la tierra para la llegada de las heladas y las subsiguientes nevadas.

Foto de la escuela 6ta de Rīga.

La modernidad desplazó el sentido Mārtiņdiena (se pronuncia martiñsdiena), aunque en los últimos años la celebración se ha retomado, sobre todo con música y juegos para los niños, quienes se disfrazan de figuras míticas o animales del bosque.

Ya no se necesita preparar el hogar ni el campo para el invierno, pero sí se preparan platos tradicionales como ganso asado o pescado ahumado.